EL FRONT-END

El Front-End

Cesar Pietri Embudo de Ventas

Front-end es un término que se relaciona con el principio y el final de un proceso. Este término adquiere mayor relevancia en ciertas áreas particulares. Es la parte más dinámica del embudo de ventas y la que exige continua experimentación. Existen infinidad de técnicas disponibles, limitadas únicamente por los recursos y la imaginación…

A medida que internet evoluciona y se desarrolla, van apareciendo nuevos métodos para atrapar leads gracias a los avances tecnológicos e ideas innovadoras de los emprendedores en Internet.

Para la generación de leads para generar leads –término inglés que significa adelantar o tomar la delantera– se utilizan banners y publicidad, en la actualidad además suelen utilizarse blogging, PPC, podcasting, social media y otras herramientas Web 2.0.

La finalidad del front-end es despertar la atención y cualificar a los usuarios que puedan estar predispuestos a comprar nuestro servicio o producto conforme ingresan en el embudo de ventas. Esta etapa del proceso es cuando se comienza a decantar y “educar” a los potenciales clientes sobre nuestras posibilidades y las de nuestro producto.

En la mayoría de los casos la cualificación tiene lugar cuando un usuario se suscribe a una lista (opt-in) con la finalidad de obtener información adicional sobre nuestro producto. El proceso de opt-in sirve para transformar al vulgar navegante de la red en un cliente potencial ya que ejecutó una acción que nos indica que tiene cierto interés en lo que estamos ofreciendo.

Front-end

Front-end

Función del front-end

“El front-end tiene la función de captar la atención y atraer a los potenciales clientes al embudo de ventas”. Como existen muchas maneras de captar tráfico online nunca deberían faltarnos opciones para generar leads.

La clave está en tener conocimiento de las cifras. En cuanto conseguimos saber el valor que puede representar un lead para nuestra empresa, algo que solo podremos saber cuando tenemos un back-end en funcionando y bien ajustado, entonces podremos dedicarnos a trabajar en el desarrollo de las herramientas de marketing del front-end. Este proceso por ninguna razón debe detenerse. En tanto y en cuanto surjan nuevos métodos para hacer marketing deben probarse, viendo cuál de ellos nos genera el tráfico más cualificado e ir realizando los ajustes necesarios al proceso hasta que los ratios de conversión salgan disparados.

Obviamente el tamaño de la empresa va determinar cuánto se puede hacer, precisamente porque los recursos son limitados. Lo primero va a ser determinar bien cuál es la mejor de las soluciones –la que funciona bien-, una de ellas podría ser la publicación de contenidos o eBooks gratuitos, realizar teleseminarios, utilizar usuarios o valiéndonos del marketing viral fomentar el boca a boca.

El front-end va a ayudarnos a cualificar a los clientes potenciales y a “convencerles” de porque merece la pena relacionarse con nuestro negocio. A medida que los clientes consumen la información gratuita que les ofrecemos la relación se hace más fuerte, y terminan comprando productos front-end a la vez que aprenden a confiar y apreciar lo que les ofrecemos. A partir de esto, los clientes van a ingresar el back-end donde se cerraran ventas con elevados márgenes a los clientes hiper receptivos.