PLAN DE MERCADEO DIGITAL

Plan de mercadeo digital

Cesar Pietri Inbound Marketing, Internet Marketing, Negocios por Internet

Plan de mercadeo digital

En 1990, Paul R. Smith creó un proceso llamado SOSTAC, un plan de marketing integral para empresas que aún hoy se utiliza con éxito a la hora de diseñar la estrategia comercial de una compañía. A continuación desarrollaremos un plan de mercadeo digital basado en la propuesta del importante consultor de marketing, autor de éxitos sobre mercadotecnia y conferencista internacional.

Plan de mercadeo digital

Plan de mercadeo digital

SOSTAC es (en inglés) una sigla de los pasos inherentes a un proceso de venta: análisis de situación, objetivos, estrategia, tácticas, acciones y medición de resultados. La primera instancia, el análisis, consiste en revisar la situación presente de nuestra compañía en sus distintas áreas. Debemos estudiar el mercado en el cual entraremos a competir evaluando su situación en el panorama nacional e internacional; definir los perfiles de nuestros potenciales clientes; realizar un análisis con tabla FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, Amenazas) que nos ayude a identificar nuestros puntos fuertes y las ventajas que nos proporciona el entorno.

La segunda instancia del plan de mercadeo consiste en definir nuestros objetivos. Si no tenemos claro hacia dónde apuntamos, aplicaremos las estrategias de marketing de manera desordenada y poco eficaz. Los objetivos deben ser específicos (los fines a alcanzar tienen que ser concretos), medibles (metas cuantificables en números, porcentajes), alcanzables y realistas (para ello tendremos que tomar en cuenta el análisis de la tabla FODA), y además, limitados en el tiempo (es decir que debemos proponernos un plazo determinado para cumplirlos).

El tercer paso necesario en el proceso de mercadeo digital es definir las estrategias que implementaremos para alcanzar los objetivos. Estas deben establecerse teniendo en cuenta la FODA, porque con ella podremos corregir las debilidades o potenciar las fortalezas que hayamos detectado en las etapas anteriores. La estrategia consiste en una idea acerca de cómo vamos a llegar a las metas ya definidas; se diferencia de la táctica que es la aplicación concreta de la estrategia, aquello que vamos a hacer para conseguir los objetivos. En la instancia de definición de tácticas, podemos valernos del método RACE: una sigla en inglés que resume 4 pasos, Alcanzar (llegar a la audiencia), Actuar (influir en el público para que adquiera nuestros productos), Convertir (que la audiencia se transforme en clientela) y Retener (se trata de fidelizar a los consumidores, estableciendo con ellos una relación a largo plazo). Cada una de estas fases debe ser puntualizada en acciones concretas. Por ejemplo, en el paso de “Alcanzar” podemos implementar como táctica el hacer publicidad en las redes sociales.

La quinta fase del plan de mercadeo estriba en plantear qué acciones realizar y en qué momento para poder concretar lo planeado anteriormente. Las acciones pueden agruparse por táctica. Así, por ejemplo, en la táctica de posicionamiento en motores de búsqueda podemos incluir las acciones de optimizar códigos para SEO y colocar keywords en distintos sectores de la página.

Finalmente, la última instancia consiste en la medición y el control. Se trata de medir la eficacia de las acciones que hemos implementado con miras a conseguir nuestros objetivos. Según el nivel en el cual estemos realizando las mediciones, tendremos que tener en cuenta distintos KPIs (en inglés, Key Performance Indicators). Estos consisten en métricas que cuantifican el rendimiento de nuestro proyecto en función de las metas planteadas. El seguimiento de los resultados nos permitirá corregir nuestro plan de mercadeo digital a medida que nuestro negocio avance y así obtener mayores ingresos con el tiempo.